28.5.12

26

Cuando la gente se insulta se vuelve estropajosa. Estropajo de esparto. Tú más. Y tú más. Dé usted la vuelta a la esquina y encontrará los frasquitos de potasio para los calambres o aceitunas verdes, si las prefiere. Y como en la tierra de una de las cajeras es la romería de la Virgen del Rocío todos a bailar sevillanas, aunque hubo romeros que llegaron a Treblinka para dejar sus huesos, por eso yo nunca bailo sevillanas, ni jotas, ni fandangos por muy de Huelva que sean, si acaso sardanas, solo si acaso, porque aún nunca las he bailado, si las bailo es por los círculos y el paso lento y las manos unidas de todos. Por eso no estoy haciendo caja y permanezco en mi sección de carritos.

1 comentario:

  1. Te veo yo poco festiva, amiga...

    Un abrazo festivo...

    ResponderEliminar