18.4.12

21

Después de lo malo viene lo peor. Orden ascendente. O si comes fresas te lanzan vítores. Orden descendente. Aunque no le veas relación, en mi país, cultivador de fresas, es así, por raro que parezca. La fresa es como la vaca sagrada, solo que la fresa te la comes y la vaca no, porque la vaca dice muuu, aunque sea una vaca flaca. Y aunque te rías, la fresa te la comes porque no dice nada y así piensas en invertir el orden, ascendente, descendente…, es una chorrada porque a medio camino están todos perdidos y se cruzan, y ya no saben qué va y qué viene. Algunos ven vacas volando de otras épocas menos flacas y les creemos absolutamente, ¿por qué iban a decirlo si no? Nos lo creemos todo, porque lo que se dice existe y en mi país esto es como una especie de auto de fe, y si a simple vista no lo ves, solo hay que mirar de otra forma, buscar en lo invisible. ¿O acaso os creéis que todas las monedas del mundo caben en vuestras cajas registradoras o que todo dinero es visible y contante?

4 comentarios:

  1. así es, hay que buscar en lo invisible.

    besos*

    ResponderEliminar
  2. Yo ya me creo pocas cosas. Las fresas, SÍÍÍÍ !!! me encantan.
    Como tú.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Yo, cuando era niño, tenia una cajita de madera donde guardaba algunas monedas...

    Desde luego, alli no hubieran cabido todas las monedas del mundo...

    Sin duda, desde niño, ya era un fracasado...

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  4. "Ojos de poeta", es un término que mi profesor de literatura aplica en mí. Significa ver más allá del más allá, aún si las cosas no son tan bellas.

    ;)

    ResponderEliminar