16.4.12

20

Cuando Walter Benjamin llegó a casa todos dormían, otro libro que cerraré para siempre, directo se irá a la hoguera de las vanidades, a no ser que alguien lo quiera vanamente. 

Observar la distancia y la diferencia de luz entre los distintos planos no es misión de la sección de carritos. Ni presidir las aglomeraciones tiene mérito si se producen en días de sol y para la lluvia ya están los paraguas y los tornasoles, para los soles. 

¿Os gusta?- pregunta chica chispa a las cajeras, que la miran estupefactas-, es el cartelito de hoy, lo colgaré en la carnicería, para todos los carniceros metafóricos que pasan por allí subyugados por la sangre de buey danés

3 comentarios:

  1. Oh, carniceros metaforicos... Creo que hay mas de los que nos tememos...

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  2. A mí si me gustaría ...

    ResponderEliminar
  3. Antiqva,
    es que tngo atrapada a chica chispa en un supermercado y ...
    Un abrazo.



    Imilce,
    W. Benjamín nos gusta a casi todos, pero chica chispa es así...
    No puedo dejar comentarios en tu blog, desaparecen, pero suelo leerte, me gusta cómo escribes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar