2.3.12

Vigesimoquinta brevedad

I
Abro la boca y parlotea una cacatúa, cierro un ojo y fluye un volcán de lava azulada y olor a azufre y cuando os miro me veo como un reflejo de todas las mujeres zurdas y asiáticas.

II
Antes de ser cacatúa y zurda y lava de volcán salté sobre los círculos sagrados del miedo. Solo lo ha sabido yo, la que me observaba quieta y muda en la poderosa danza del pánico.


III
Algunas llaves abren más de una cerradura. Por compensación volver a los antiguos cerrojos y a las llaves grandes del hórreo o de la panera.  

5 comentarios:

  1. A quien salta sobre los círculos del miedo y danza con el pánico, se le permite ser cacatúa, zurda o lo que se le antoje. La visión del abismo otorga unos derechos.
    Profunda esta brevedad, que me ha gustado especialmente.
    Un abrazo inmenso.

    ResponderEliminar
  2. Uf, amiga, no se que decirte, te veo muy metida en ese papel de volcan sulfuroso...

    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  3. Las llaves antiguas, siempre abren lugares entrañables...

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. mientras una yo salta la otra se muere de pánico... cuántas no nos hemos visto así??

    ResponderEliminar
  5. abrazos para todos: isabel, Antiqva, La sonrisa de Hiperión, Ico.

    ResponderEliminar