18.3.12

17

Por mucho que cantéis al alba, el canto no alcanzará la llegada de la tarde, otro libro que te regalo, porque no volveré a abrirlo- le dice chica chispa a su amiga cajera-, y me voy ahora mismo a la sección de frutería porque esta mañana he descubierto rocío sobre las manzanas reinetas y las naranjas navelinas, recogeré en un carrito las cajas frutero y las llevaré al contenedor, que la fruta se quede en y con las gotas de rocío. Es increíble que haya caído aquí el rocío –le responde una de las cajeras- más bien será del refrigerador. Te digo que no, es de una de las fruteras, la chica esa que siempre se pasea a solas como las llaneras solitarias –responde chica chispa-, pero no lo digas, que las llaneras solitarias son clandestinas en todas las secciones del mundo, incluidas las fruterías.

4 comentarios:

  1. Y tan clandestinas que son esas llaneras. Me temo que resultan hasta invisibles.
    Un abrazo inmenso.

    ResponderEliminar
  2. Isabel,
    yo tampoco las veo pero...
    Un abracísimo.

    ResponderEliminar
  3. Cabalgan sobre las ilusiones, las sonrisas, las manzanas voladoras y los peces marineros.
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. No es rocío, te digo, son vapores de las manzanas que se aprovechan a refrescarse en la heladera; es que pasan mucho calor frente a la góndola de los cuchillos...

    ResponderEliminar