7.3.12

13

Vi arder parte del pueblo. Vi arder parte del bosque de nogales y avellanos. Aún quedaban caballos en las cuadras cuando fueron cercadas por las llamas. Todo crepitaba en mis oídos. De este libro tampoco volveré a leer, toma, –le dice a la cajera que está sentada a su lado- para ti, es una pérdida de tiempo y el tiempo es oro. Y ¿para qué quieres el tiempo? -pregunta a una de las cajeras-, ¿para qué quieres el oro del tiempo?, ¿quizá para empapelar en dorado los días?, ¿hojas de calendario en dorado que luego pisotearán todos cuando pasen por aquí, que es lo que hacen con su tiempo sin enterarse de lo que vale un día de sol? Esta semana inauguraremos la sección del tiempo y sus dorados y estáis todas invitadas.

6 comentarios:

  1. El tiempo no existe. Al menos para mí.

    Un beso o 2 #

    ResponderEliminar
  2. Eleanor,
    si no existe el tiempo, existen los tiempos.
    Un abracísimo.

    ResponderEliminar
  3. vaya cajera! bueno, pero ese libro que chica chispa no quiere leer...no nos hablará de las mujeres del pasado?

    el libro arde
    nos abrasa
    nos abraza*

    ResponderEliminar
  4. Sí pienso mucho en eso últimamente, el tiempo que nos queda, cómo lo malgastamos o lo ganasmos como lo pasamos o nos pasa, tan sin darnos cuenta...

    ResponderEliminar
  5. Estos amores son los buenos, aquellos que con su pasion llegan a consumir, incluso, la paja de los pajares...

    Uhm, magnifico...

    Un abrazo mas

    ResponderEliminar
  6. El caso es que malgastes o gastes bien tu tiempo, siempre acaba pasando. No hay manera de atarlo.


    Un beso

    ResponderEliminar