2.2.12

Vigesimosegunda brevedad



I
Cuando ella vuela, las cenizas son azules, como el azul del cielo durante la noche. Un vuelo oscuro y alto.

II
Quizá este invierno regresen los ampelis a los espinos. Quizá escriba una segunda parte a la Fuga de tempero.

III
Ella se ha muerto y su voz queda detenida en las palabras.

9 comentarios:

  1. Mientras las palabras acojan nuestras muertes y nuestros vuelos, MJ, estaremos a salvo. Eso espero y eso creo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Sí, yo también lo creo.
    UN abrazo.

    ResponderEliminar
  3. increible. al menos no esperamos todos esos, que nuestra voz al menos permanezca..?

    ResponderEliminar
  4. III
    Ella se ha muerto y su voz queda detenida en las palabras.

    Puede haber más belleza?
    En cambio yo, creo que al morir, no haré más que reafirmar mi carácter de muda.

    Un beso o 2 #

    ResponderEliminar
  5. Ico,
    la voz de ella vivirá y viviremos en ella, en todas las voces que leímos y que hicimos nuestras.
    Un abrazo.

    ...


    eleanor,
    más que detenida quise decir 'retenida'
    Llevo tu comentario al otro blog, me encanta la frase de 'la muda'.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Me encanta que la poesia reconozca, al fin, que en la noche el cielo sigue siendo azul, aunque nosotros lo veamos negro...

    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  7. Las palabras no se pierden, resuenan siempre...

    Saludos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  8. Antiqva,
    acabo de ver tus gatos, ellos sí ven ese azul
    Un abrazo.


    ..


    La sonrisa de HIperión,
    Las tuyas tampoco,
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Su voz sigue.
    Es la belleza lo que la hace andar.

    ResponderEliminar