31.1.12

Mejor regresar al frío, al hielo de los tejados, a los carámbanos que penden de los aleros durante días sin sol. Olvidar el sonido de  las palabras y de los cascos vacíos de caballos. Avanzar mientras todos ellos retroceden en mis oídos y en mis ojos hasta llegar a la rotura del tímpano y a la ceguera. El árbol convertido en poste en medio de la carretera del pueblo, treparán a él, extenderán cables, colocarán casquillos para las bombillas y sobre ellos la luz eléctrica y la voz que volará de pueblo a pueblo. Las manos extendidas sobre el asfalto y sobre la tierra, hasta convertir la piel en arcilla y los huesos en guijarros. Dejar el cuerpo desolado bajo un sol débil de invierno.
Cuando lleguen los perros y los caminantes perdidos que merodean por los alrededores de la gran ciudad.

10 comentarios:

  1. mejor, antes de que lleguen las cenizas

    beso*

    ResponderEliminar
  2. Rayuela,
    ah, un renacimiento que viene del fuego...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. A veces, nos tienta la fuga, la huida de todo lo que daña y estremece. Aspiramos a ser materia fundida con la naturaleza, leve testimonio del ser. Pero... estamos condenados a nuestras paredes de carne, a esas pobladas de sensaciones, emociones y pensamientos.

    Un texto poético, lírico, casi un rumor cálido que, quizá, no se atreve a gritar.

    Hermoso, MJ.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Con tus palabras me ha llegado el rumor de los aborígenes australianos, su amor a la tierra, el barro, los signos y las señales de la naturaleza.
    Besos, MJ

    ResponderEliminar
  5. Me dejó algo inexplicable, entre amargo y dulzón, opuesto, alegre pero nostalgioso.

    ResponderEliminar
  6. Insisto: tanto frío. Con lo que me gusta.
    Respondiendo al comentario del post anterior: el verano me tiene muyyy mal. Yo soy chica de invierno y frío y noche. Siempre.

    Un beso o 2 #

    ResponderEliminar
  7. Isabel,
    sí una a veces quisiera ser parte del viento, gotas de lluvia o solo tierra, sin darse cuenta de que ya somos parte de todo ello.
    Un abrazo.

    ...

    virgi,
    lo leo y qué ganas de salir de aquí..., aunque con el calor que hace allí...
    Echo de menos una cultura pegada a la naturaleza, volver a lo que el Hombre ha perdido...
    Un abrazo.


    ...


    Etienne,
    no es alegre, ¿nostalgia de lo que no se ha conocido? quizá...
    Un abrazo.



    ...

    Eleanor,
    Tanto frío..., imagínate a las mujeres de la cueva (cerca de donde yo vivo hay una cueva prehistórica y tiene dibujada en sus paredes una foca pintada de azul), a todo el clan...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Isabel,
    sí una a veces quisiera ser parte del viento, gotas de lluvia o solo tierra, sin darse cuenta de que ya somos parte de todo ello.
    Un abrazo.

    ...

    virgi,
    lo leo y qué ganas de salir de aquí..., aunque con el calor que hace allí...
    Echo de menos una cultura pegada a la naturaleza, volver a lo que el Hombre ha perdido...
    Un abrazo.


    ...


    Etienne,
    no es alegre, ¿nostalgia de lo que no se ha conocido? quizá...
    Un abrazo.



    ...

    Eleanor,
    Tanto frío..., imagínate a las mujeres de la cueva (cerca de donde yo vivo hay una cueva prehistórica y tiene dibujada en sus paredes una foca pintada de azul), a todo el clan...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. mejor sera volver a la esencia antes de que se destruya la naturaleza, mejor será no partir..

    ResponderEliminar
  10. Contra el frio el mejor remedio es el fuego del amor...

    Sin duda es el mejor remedio para los frios invernales...

    Un abrazo calido, amiga

    ResponderEliminar