21.1.12

Decimonovena brevedad


I
Imagínate un río cuyas aguas corren a la inversa, tierra a dentro, un río a medio camino con una ría.

II
Ella dijo: Esta tarde me pintaré el pelo.
Era una melena río cayendo en cascada. El mapa de su cuerpo aún estaba por trazar.
Topógrafos del arte se aproximaron. Las tinturas surgían debajo de sus uñas.

III
Estaban tan lejos del mundo.

6 comentarios:

  1. III

    Y que no se acerque.

    Un beso o 2 #

    ResponderEliminar
  2. Y el mundo, su mundo, el único que importa, cobró forma en el mismo momento en que la tintura tiñó de colores sus cabellos, su silueta; su cintura era el ecuador y su ombligo la capital. Por supuesto que se fueron a vivir a los polos.

    ResponderEliminar
  3. Uno, realmente, como vez se va sintiendo mas lejos del mundo...

    Supongo que es normal...

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  4. Eleanor,
    se podría añadir una parte IV:
    'Y que no se acerque'
    pero no quiero cambiar la estructura de mis brevedades, solo 3 partes, a veces relacionadas entre sí y a veces no.
    GRacias por la aportación.
    Un abrazo.


    ...


    Etienne,
    eres un topógrafo porque has empezado a dibujar la geografía, nos faltan los colores...
    Un abrazo.


    ...


    Antiqva,
    ¿tú lejos del mundo?
    precisamente tú... enraizado desde los egipcios y romanos..., tu no te desrízas así como así, eso sí, ya sabes de ráiz... radical...,jaja...
    si te alejas del mundo con tus raíces serás un radical libre, seguro.
    UN abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Imagino un río mientras me tinto el pelo junto a él, ambos tan lejos del mundo, tan apartados...
    ¡Cuánta sugerencia, MJ!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. estaba escrito en el cuerpo*

    ResponderEliminar