9.1.12

6

Escribe algo que me guste, que me lleve en volandas al cielo o al infierno. Algo que haga enmudecer bajo cualquier luz de la palabra más oscura. 

Con la llegada del invierno vuelan pocos pájaros. Permanecemos quietos. Ellos, ateridos de frío. No hace falta mirar a lo lejos para distinguir la oscuridad que se cierne sobre el horizonte. El hombre ha perdido su infancia. El hombre no ha permanecido en sus huellas y ahora camina ciego sobre el único camino trazado, sea nieve, agua o solo humo. De mis ojos se desprenden chispas. Digo arde alrededor y alrededor arde. Digo fuego y somos llamas. No digo. No lo digo yo. Ese yo abstracto y obstruccionista que todo lo impone y se interpone.
(De Cada día una aventura)

8 comentarios:

  1. desierto, ausencia, vacío tu poesía cada vez más desnuda, esencial y aterida...
    un beso

    ResponderEliminar
  2. Ico,
    ...será porque estamos en un mes frío?
    feliz año que aún no te lo he dicho.
    un beso.

    ResponderEliminar
  3. Si quieren algo parecido al infierno (por la temperatura) el hemisferio sur está que arde.
    No digas arde que te pueden acusar de iniciar intencionalmente un incendio!
    Beso!

    ResponderEliminar
  4. No, gracias, yo soy del frío.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Yo también soy del frío. Creo que ése es el motivo principal de mi salud "delicada" de estos días, donde la temperatura ha superado los 38° :(

    A mí me llevas al cielo o el infierno cada vez que te leo. Gracias.

    Un beso o 2 #

    ResponderEliminar
  6. Eleanor,
    me sucede lo mismo, el calor no me gusta y me enferma, pero menudo gripazo tengo hoy a causa del frío...
    Abrazos.

    ResponderEliminar