6.1.12

0

Nunca segundas partes fueron buenas. Nunca. Pero he vuelto a mi puesto, que es ninguno, y ahora lleno mi espacio de botellas azules. Con ellas regaré cabezas. Cabezas pensantes para que sigan siendo pensantes. Pensarás que es por aburrimiento de adormecerme entre plantas o pensarás algo peor. Eso dependerá de si eres bien pensante o mal pensante. De todos modos también verteré agua sobre tu cabeza. Aguas de lluvias, de tormentas, de desbordamientos, de alcantarillado, aguas negras, aguas sucias, de cloacas, de tuberías rotas, de tuberías de pvc, aguas de uñas, aguas rojas, aguas verdes y amarillas. Las cajeras volarán de mí y los carritos serán más pesados que de costumbre. Porque he regresado y me encuentro sin mi hombre chispa y en un maldito año nuevo. Me he moldeado, primero en yeso y luego en plástico, ahora voy bajo granito y alquitranes y camino sobre mármoles blancos y negros y sobre feldespatos multicolores y mica. Los ojos solo son vidrios transparentes, pero si me miras te reflejas. Las cajeras se ríen de sus reflejos, pero no tiene ninguna gracia que todas las vidas por decreto temporal del vidriero se hayan convertido en un bodrio de vodevil trasnochado.

5 comentarios:

  1. No hay material conocido que le haga justicia a la vida. No hay espejo fidedigno, no hay protón que se preste al juego.
    Los ojos vacíos reflejan acuosos lo que ven, sin absorber nada de nada.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  2. Quizas es que ni siquiera existimos... Quizas solo seamos algun extraño mineral que al reflejar la luz simula que vivimos... que existimos...

    Quien sabe, amiga

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Etienne,
    los ojos vacíos pueden ser como los agujeros negros del universo..., ganas me dan ahora mismo de llevar mis manos a modo defensa hacia mis ojos y protegerlos.
    abrazo.


    ...

    Antiqva,
    imagínate que seamos solo imágenes viertuales...,
    abrazo.

    ResponderEliminar
  4. La imagen múltiple es lo que queda cuando el espejo se resquebraja.

    Tus palabras nunca serán como aguas de cloaca.

    No te vayas y así no has de volver.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Isabel,
    es como una verdad universal esto que escribes, a ver si lo recuerdo para cuando alguien me diga que se va.
    Gracias.
    Besos.

    ResponderEliminar