10.12.11

8

No he vivido una larga travesía para esto, dijo el elefante.

El día prometía mucho pero al final ni una palabra para iniciarse en el poema.

Eran días dedicados a los perros.

Qué rara se hizo la tarde.

Detrás de cada puerta sonaba una canción.

Y se cerró la noche.

6 comentarios:

  1. Al amanecer, igual.
    Un poco de algo por aquí.
    Otro por allá.
    Hasta el ocaso.
    Y vuelta a empezar.

    Besos besos

    ResponderEliminar
  2. y todo siguió de forma desigual, seguro que sí

    ResponderEliminar
  3. A veces los días que menos prometen son los más interesantes, por eso de que no nos generan demasiadas expectativas...

    ResponderEliminar
  4. Hundstage, días caninos en los que resguardarse a la sombra de tus escritos

    fuera, el implacable sol de los dogmas

    ResponderEliminar
  5. Y renació el día...

    El elefante se dio cuenta... tanto camino para esto.

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Virgi,
    parece que has visto mi día a día de día normal.
    Un abrazo.

    ...

    J.G.
    sí, sigue...
    Te leo, aunque no te deje comentario, que sepas que leo.
    Un abrazo.

    ...

    Etienne,
    nunca se sabe como acabaré el día, siempre puede haber sorpresas....
    Un abrazo.

    ...

    Stalker,
    y se cuelan dentro, me refiero a los dogmas, pero los días siguen siendo perrunos.
    Un abrazo.

    ...

    Imilce,
    es por tener memoria de elefante.Su piel quisiera yo ara mí, una piel dura.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar