5.12.11

7

La casa se empequeñece con el tiempo. Primero llegaron los niños, abrieron puertas y ventanas y nos hicieron un sitio, donde menos incomodáramos. Luego llegaron las mascotas y los coches. Las mascotas trajeron a sus amigos. Pero nadie contó con que los amigos de las mascotas se reproducirían a velocidad de la luz y serían tan fecundos y tan prolijos invitando, a su vez, a todo bicho viviente que pasase por la casa y por el prado que rodea a la casa. Nos hemos visto obligados a reunirnos en petit comité para decidir qué rumbo dar a nuestra casa. Los más tímidos se han inclinado por un cenobio; los más osados, por traer como gerente a un elefante; los más desesperados, por abrir compuertas al mar y al viento. De momento filmamos los entes más diminutos, por si alguien decide abrir una iglesia cerca.
(de Casa Grande)

10 comentarios:

  1. Eleanor Smith,
    qué bien, una más en Casa Grande,has elegido la casa naturaleza...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. maravillosa proliferación de vida

    imagino la casa como un cubil: pelambre mamífera, lo calentito

    apetece dormir en esa casa

    ResponderEliminar
  3. Stalker,
    una casa donde todos pueden vivir. Hasta me imaginé una nave fuera de este mundo,en el que cada día resulta más difícil.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. En definitiva una casa para vivir, me encanta ese tipo de casa y las personas que viven en ellas.
    Con el paso del tiempo, por cosas de la vida la casa queda vacía, pero de forma temporal. Donde hubo vida brota mas vida.

    ResponderEliminar
  5. madison,
    casa refugio o casa imaginación, por ejemplo, de donde surgió Casa Grande, a imagen y semejanza de algunas casas reales.
    Gracias por tu casa para vivir.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Casi es como el arca de Noé.
    Besitos, MJ.

    ResponderEliminar
  7. Virgi,
    al responder a los comentarios sí que me acordé del arca famosa...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Yo creo que en esa casa caben infinitas cosas. Todo lo que admita la memoria
    un abrazo pájaro
    Olvido

    ResponderEliminar
  9. Sí que en esa casa cabría de todo, la memoria y ¿qué tal una memoria hacia el futuro? ¿una memoria futurista?
    Un abrazo ave.

    ResponderEliminar