15.11.11

Decimocuarta brevedad

I
Afortunadamente nadie pasa estos días de infortunio por aquí. Hemos salido de casa a toda prisa con bonitas luces de colores en los ojos.
Nos hacía falta tanta luz.

II
Hemos regresado, hemos vuelto a la calle y hemos comprobado que las luces de colores no existían fuera, solo iluminaban dentro.
Era tan necesario un espejismo lleno de color.

III
El corazón funciona sin interrupciones y las neuronas transmiten sin intermitencias hacia todos los campos.
¿Qué más puede pedir un cuerpo malherido?

3 comentarios:

  1. hemos comprobado que las luces de colores no existían fuera, solo iluminaban dentro.

    Una luz interior, fuerte, fuerte ~

    Un beso o 2 #

    ResponderEliminar
  2. En tus brevedades se despliega la luz, arco iris intenso y penetrante.
    Besitos

    ResponderEliminar
  3. hay oscuridad detrás de tu luz
    pero siempre, siempre, ilumina


    beso*

    ResponderEliminar