20.10.11

SEXTA BREVEDAD


I
Dicen que sin cortes fulminantes no vale la pena. Como un corte largo de luz. Como pantallazos. Como desmayos a pleno sol. Como un frío de hielo que te corta la espalda sin sierra. Como ojos enganchados en los espinos de cualquier bardial. Cada corte más espino y menos flor.

II
Los diminutos orificios de la tierra seca en un tiempo previo a la tormenta. Es necesario prestarles atención si caminas durante un tiempo largo. ¿Cómo se las arreglan esos pequeños insectos para tapar los orificios del camino justo antes de la lluvia?

III
Por mucho que hablen y hablen yo me callo. Las piedras hablan. Los árboles hablan. Los jardines hablan. Los hombres balbucean. Las mujeres balbucean. Los niños son solo pequeños aprendices que olvidan el auténtico balbuceo. Por eso me callo.

5 comentarios:

  1. Yo también me callo y te leo. Placer inmenso si los hay.

    Un beso o 2 #

    ResponderEliminar
  2. las palabras de un cuchillo
    un beso
    Olvido

    ResponderEliminar
  3. callémonos...escuchemos al silencio


    beso*

    ResponderEliminar
  4. Si se sabe escuchar se les oye... pero no todo el mundo tiene esta habilidad.. quizás sólo los poetas..

    ResponderEliminar
  5. muy bueno! lo de los niños y el balbuceo.. genial.

    ResponderEliminar