13.10.11

Quinta Brevedad


I
Indagar los destrozos de las cuevas del silencio sobre paredes alumbradas por teas cuando se iniciaba el atavismo del caos.

II
Incluir el fenómeno familiar sobre las líneas discontinuas de una circunvalación cerebral destrozada por la palabra.

III
Desde el interior de la cueva del fuego al exterior de la vida de autopista.

7 comentarios:

  1. fuertes y contundentes metáforas
    un abrazo
    Olvido

    ResponderEliminar
  2. Y aunque creemos que con las autopistas hemos ido superándonos, yo creo que seguimos tan primitivos como cuando habitábamos esas cuevas de fuego *

    Un beso o 2 #

    ResponderEliminar
  3. no autoestopista sino autopista, siempre me dejas pensativo, la vida por los coches circulando, lo descubriré. fuera desvios mentales míos buen texto.

    ResponderEliminar
  4. Olvido,
    me gustaría saber más dela I.
    Un abrazo.



    Eleanor Smith,
    pero hemos salido y ya no reptamos, volamos, está bien conservar algo de primitivismos, quizá nunca debimos salir de allí, permanecer en ese estado salvaje primero y semisalvaje después.
    Un abrazo.



    J.G.
    viene a ser lo mismo, hablar de un sujeto en vez de su espacio vital.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. ¡plas, plas! (se suponen aplausos)

    ResponderEliminar
  6. ...me encantan...tienen esa realidad a flor de piel, abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Patricia,
    muchas gracias.
    Te leo.


    antonio,
    muchas gracias también a ti.
    abrazos.

    ResponderEliminar