14.10.11

Mírate escribir en un desierto
escribir granitos de arena que se escapan
imperceptiblemente de las manos
bajo el cielo oculto por un mar de gaviotas
al atardecer
todas las caras del puerto hacia arriba
bajo los brazos de grúas.

8 comentarios:

  1. Es tal la necesidad que se ha de morder la tierra...

    Instintivo..

    besos

    ResponderEliminar
  2. A veces no me doy cuenta que, al escribir el tiempo se escurre como arena entre los dedos y la noche deja de ser tal para que, con los primeros rayos del sol me vaya extinguiendo un poco con el nacimiento del día.

    Un beso o 2 #

    Tus escritos son tan perfectos y tan intensos que no puedo dejar de leerte más de una vez ;)

    ResponderEliminar
  3. Tal vez esta ciudad, aún sin nombre, siempre haya estado presente, fuera del mapa pero palpable para muchos corazones.
    Visible para mi.
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  4. Leni,
    sí y además lentamente, granito a granito.
    Un abrazo.



    Eleanor Smith,
    y además las palabras, cada letra, convertidas en granos de arena.
    Un abrazo.


    Etienne,
    y he visibilizado la tuya, que ya era visble pero yo no lo veía, gracias y bienvenido a esta otra ciudad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Te veo escribir a ti y vas muy bien con el cielo, el puerto y los granitos de arena sobre los norays, resbalándose hacia la orilla.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Virgi,
    acabas casi de describir la tarde en que las gaviotas echaron a volar asustadas por unos ruidos estruendosos y casi cubrieron el cielo y yo realmente iba muy bien y vi como una escena de película de la que formaba parte y en la que todos mirábamos hacia el cielo.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  7. El otro día vi en la 2 la película "María y yo", ¿la has visto?
    Me cautivó una escena: María en la playa llevándose la arena a los ojos y mirando muy de cerca cómo cada grano se precipitaba al suelo, concentrada, ajena a todo lo que sucedía a su alrededor, sólo la arena y su caer constante... No sé qué pensará ella cuando lo hace o cuando se vio haciéndolo en la película... me emocionó, como me emociona tu película y el huir de tus palabras... Es una suerte que muchas vengan a parar aquí.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  8. gloria,
    ya la había visto y me encantó cómo está hecha, las escenas, todo lo que rodea al autismo visto por ese padre.
    Quién sabe lo que otro tiene en mente en cada momento, nosotros lo disfrazamos o interpretamos con palabras, esa niña solo con el lenguaje gestual, quizá solo observara ver caer la arena mientras la sentía deslizarse. Creo que es una de las uniones más perfectas con la naturaleza, porque ves a la niña como parte material de lo natural, de la arena misma.
    Muchas gracias por traerme este recuerdo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar