20.9.11

III

La hoja era un gráfico con los días de la semana, estaba lleno de números. Ninguno entendía el gráfico. Ninguno entendía el significado de los números. Como nadie entendía optaron por tirarlo. 



II

Los cajones de la mesa estaban llenos de objetos pequeños: tajalápices, gomas de borrar, clips, lápices, tijeras, subrayadores… En la casa ya no había niños en edad escolar, pero la mesa conservaba los objetos de alguien que fue niño.


I

Mis hijos no nacieron todos. En cualquier galaxia se puede encontrar el reflejo de lo que no ha existido nunca.

5 comentarios:

  1. Entre las hojas tiradas y los niños que ya no están, creo que yo tampoco existo...

    Un beso o 2 #

    Insisto siempre que es un lujo leerte *

    ResponderEliminar
  2. Siempre quedan ecos.
    Qué es un tajalápices, un sacapuntas?
    buen día
    Olvido

    ResponderEliminar
  3. Eleanor smith,
    sí que existes y seguro que conservas hojas que ya no están.
    Un abrazo.


    Olvido,
    yo siempre dije un tajalápiz en singular, nunca compré un sacapuntas que es curioso siempre es en plural, ni para mí ni para mi hijo.
    Tajalápiz es una palabra entrañable, sacapuntas no me dice nada.

    (Este es un diálogo muy freudiano).

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. el reflejo? entonces fue luz, alguna vez...?
    tajalápiz, curiosa palabra, freud mediante


    besos*

    ResponderEliminar
  5. por lo menos palabra pensada...
    Un abracísimo...
    ay, paso a ver esa dirección, muchísimas gracias.

    ResponderEliminar