14.9.11

8


Una vez dentro de la caja de ascensores, hombre G. lee todas las cláusulas resolutorias concernientes a la ubicación de la estatua que todavía no han comprado.

Guardan estrechas relaciones unos con otros, pero ante la ausencia del príncipe de Baviera se deshacen los vínculos como si el luto los monopolizase como individuos aislados. Así hombre chispa y hombre G dejan a un lado su hermandad y se miran como extraños.

De coincidir en algo, será en un punto geográfico lejano, de coincidir será de pasada, quizá en Zambia o más allá, pensó hombre chispa.

5 comentarios:

  1. llegarán a coincidir realmente?

    Un beso o 2 #

    ResponderEliminar
  2. Eleanor ,
    solo es una coincidencia física, de presencia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Diantres, el relato poetico en el que se habla de las clausulas resolutorias de los contratos...

    La economia, y sus poderes, han caido al fin en manos de los poetas...

    El mundo tiene solucion... Si

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  4. ANTIQVA,
    si la economía del mundo estuviera en manos de los poetas, el mundo sería muy distinto, no sé si mejor o peor, pero seguro que muy distinto.
    Siempre hay solución, el problema es llegar a ella.
    Un abrazo.


    Rayuela,
    ¿te imaginas un mundo tan disparatado en el que tú y yo llegaramos un día de estos a coincidir en Zambia?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar