13.9.11

7


Cuando él llegó de Baviera hubo un cruce de historias.

Los comuneros reunidos intentaban apalancar el edificio patrio. Chica chispa alardeaba de morderles los dedos de los pies cuando ellos se quedaban quietos y discutían sin enterarse de lo que sucedía metro y medio más abajo de su voz.

Sin príncipe no hay monumento, dijo hombre chispa a los comuneros.
Una pequeña estatua será suficiente, dijo un comunero.
La colocaremos en el ascensor o quitamos el ascensor y la colocamos en el hueco del ascensor en el bajo a modo de petit comité de recibimiento.

En ese momento él recordó la esparraguera estrellada contra los cristales de la puerta y pensó en los chinos, los chinos del negocio de la casa manzana de al lado.

Una estatua made in China.

7 comentarios:

  1. Un texto hilarante... Magnifica idea la de comprar las estatuas de homenaje a los grandes hombres patrios, o impatrios, en las tiendas de chinos...

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  2. ANTIQVA,
    es que tengo una tienda al lado de casa y venden de todo.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  3. Más de uno merece su "estatuita" made in China.

    Un beso o 2 #

    Creo que ya te lo dije, pero: me gusta tanto leerte *

    ResponderEliminar
  4. ¡Lo que faltaba! A esta gente no se le escapa detalle.
    Besos, MJ

    ResponderEliminar
  5. los chinos acabarán imponiéndose por todos lados..

    ResponderEliminar
  6. Eleanor smith,
    pues que no se prive...
    Un abrazo.


    virgi,
    hasta hacen souvenirs tipo hórreos asturianos y vírgenes de Covadonga...Un abrazo.


    Ico,
    pues sí, mientras no nos militaricen.
    Un abrazo.


    Rayuela,
    qué buen título para un documental.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar