10.9.11

5

Solo el hombre chispa sabe con exactitud cuándo el edificio comenzó a hacer aguas, cuándo los pies iniciaron ese extraño deambular sobre una piscina casi vacía o sobre una barca medio hundida, o sobre un río de cauce escaso. Así, ahora, los pies se enraízan en algas flotantes lejos de cualquier árbol y la planta esparraguera, que en un momento de enfado tiró desde el fondo del portal hacia la puerta de la calle, flota y va como él a la deriva. 

Este será un edificio en ruinas, dice constantemente chica chispa, y sin disimulos va corroyendo las paredes de la portería desde los cimientos.

6 comentarios:

  1. Dice la señorita C. que le encantaria conocer a estas "gentes" chispa, pero que tiene miedo de chamuscarse un poco...

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  2. Tus personajes deambulan por ambientes deliciosos.
    Besitos MJ

    ResponderEliminar
  3. la chica chispa sabe más de lo que dice...
    me gusta el revoleo de la planta esparraguera...mi chica chispa revoleará así al hombre chispa de este lado...parado todo el día en la vereda...muy gordo...explotará de chispas...

    estos escritos tuyos son deliciosos.
    besitos*

    ResponderEliminar
  4. ANTIQVA,
    jaja..., sí que es simpática la señorita C. con un clic de máquina fotográfica ya le bastaría.

    Un abrazo.



    virgi,
    gracias por tus palabras, tan amables.
    Yo hoy me lo he pasado muy bien con la lectura del reverendo de tu Phoeticblog
    Un abrazo.


    Rayuela,
    la chica chispa es demasiado etérea, no acabo de verle una forma corpórea o física.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Estupendos los posts que nos dejas. Un placer haber vuelto por tu espacio.

    Saludos y un buen domingo.

    ResponderEliminar
  6. La sonrisa de Hiperión,
    Muchas gracias por tus palabras, siempre tan amables.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar