28.9.11

21

Parece una Venus.
No se parece en nada a la idea que tenía del príncipe.
Ustedes no lo conocían como yo -les responde hombre chispa-, mientras se esfuerza en colocar la estatua en el hueco del ascensor.

Uno de los chinos de la tienda de al lado se acerca con delicadeza a hombre chispa, lleva a una niña en brazos y asiente con la cabeza a la correcta colocación de la estatua.

Chica chispa, como una autómata, da golpes rítmica y constantemente en una de las jardineras con la rueda delantera de la bicicleta.
Primero fue la esparraguera, ahora este ripio de flor de pascua. Esto no es un parque ni un jardín botánico. Estoy que echo chispas, mira, estoy más azul que nunca –le dice al hombre chino, que se sonríe e inclina levemente la cabeza con gesto de amabilidad.

Chica chispa sigue golpeando la jardinera con la rueda de la bicicleta.
Hombre chispa acaba de colocar la estatua sobre un pequeño pedestal en el hueco del ascensor.

5 comentarios:

  1. Amiga, me causa asombro tu imaginacion... Supongo que es que tienes contratado con alguna Musa un contrato de largo duracion... Me tendrias que dar las señas de esa Musa, a ver si asi consigo que me inspire algo... Y no me refiero a inspirar aire...

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  2. Antiqva,
    musas ni musos tengo por aquí, pero sí 'incordios', pero no me quejo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. mi vecino chino hace de cuentas que no entiende nada, y dice "hola amigo,hola amigo".
    me hiciste reir!

    beso*

    ResponderEliminar
  4. este tipo de texto me gusta mucho MªJosé!

    ResponderEliminar
  5. Rayuela,
    ay, eso le ha faltado al chino de mi historia, decir unas palabras amables, como 'bien, bien' o 'va bien'.
    Un abracísimo.



    la chica de las biscotelas,
    pues yo no le veo mucha cosa, todo está basado en algo real,y mezclado con la fantasía.
    Ya los he dado por acabado con la colocación de la estatua,
    la vida es así, coges diez días y qué ves...
    Un abracísimo.

    ResponderEliminar