25.9.11

18

Venía de Galicia. Hombre chispa parecía dispuesto a contar algo de su vida. Pero al observar a tanta gente a su alrededor cuchicheando y mujeres arremolinándose en la zona de los carritos, porque chica chispa empezaba a contar lo más verídico de la historia que ella conocía, hombre chispa se calló, hasta sus ojos se callaron con una bajada brusca de párpados, como si un grito de silencio surgiese de ellos. Huyó a la zona de refrigerados para que el frío le dejara paralizada la voz. Quiso convertirse en uno de esos hombres helados perdidos en las altas montañas de su país, ser una estatua de carne congelada, ser carne de buey sobre un plato dispuesto sobre el mantel estampado de una mesa en una noche de invierno fría, y oír cómo chica chispa le contaba a él, solamente a él, la historia que ella creía verídica.

8 comentarios:

  1. También me entra algo de timidez si hay mucha gente alrededor *

    Un beso o 2 #

    ResponderEliminar
  2. Eleanor Smith,
    hombre chispa no me parece tímido.
    Me gusta tu identificación con algunos personajes de esta 'historias de ...'
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, y que es en realidad una historia cierta?

    Saludos y buen domingo.

    ResponderEliminar
  4. La sonrisa de Hiperión,
    pues eso, una historia con tintes de imaginación.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Amiga, me encanta el mundo que vienes construyendo...

    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  6. Antiqva,
    muchas gracias, me divierto mientras imagino, mientras escribo, a veces hsta me río, pero dudo que pueda tener algún interés.
    Gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. mi abuelo vino de galicia...y contaba historias anarquistas.

    pero, el hombre chispa....se estará enamorando de chica chispa?

    contar historias, qué hermoso

    beso*

    ResponderEliminar
  8. Rayuela,
    y mi abuelo que era asturianao estuvo en Argentina, ¿Buenos Aires?, fue una historia muy rocambolesca el porqué se fue y cuando pudo se vino y trajo también historias que me contaba, bastante deslumbrantes para una niña.
    Pero si tu abuelo era de Galicia puedes venir cualquier día, es precioso todo el paisaje de Galicia y oirás hablar gallego.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar