21.9.11

15

Si las tres bicicletas de la entrada son nuestras, nos sobra una. Una bicicleta no es nuestra. A saber quién se habrá unido al pequeño grupo de dos. En cualquier momento el hombre G. extraviado se pondrá a repartir monedas de cincuenta céntimos y le regalaré la bicicleta del personaje desconocido, le diré: toma, para que llegues antes a casa.

De todos modos, si sigue lloviendo, no necesitaremos bicicletas, necesitaremos paraguas. Así que me voy rápido a la entrada a ver si logro realizar el trueque, antes de que chica chispa se vea desbordada por la lluvia.

4 comentarios:

  1. No suele gustarme demasiado cuando llueve. Sin embargo, luego de leerte haces que me sienta atraída un poco.

    Un beso o 2 #

    ResponderEliminar
  2. Eleanor,
    si vivieras en una ciudad tan contaminada como la mía..., la lluvia es lo mejor que puede sucedernos.
    Me gusta tanto a lluvia y el viento.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. lloveré el día entero; le dije a chica chispa...*

    ResponderEliminar
  4. Rayuela,
    las bicicletas los salvaron de la mojadura, tras un trueque previo de bicis por paraguas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar