6.8.11

Ya casi que no debería importarme la historia de los últimos treinta siglos, con sus desviaciones hacia un lado o hacia el otro, la historia oficial y la oficiosa, la auténtica y la otra. Mejor sería poder descubrir la historia de hace millones de años, cuando el hombre utilizaba sus manos para avanzar e ir hacia las nubes. Mejor saber con qué colmillos nos desgarrábamos. La historia no escrita. Los eslabones perdidos que nos trajeron hasta este curioso zoo donde seguimos desmenuzándonos muy refinadamente, pero con los mismos rituales de descuartizamiento. La historia de la sangre, el adn de la primera nube. Porque la historia se está repitiendo continuamente y en el mismo sitio.

5 comentarios:

  1. Como un Tiovivo. Hasta que alguien pare la música de los caballitos.

    ¿Nos tocará vivir un bis del mayo68?

    Tiempo al tiempo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Codorníu,
    no, este será un baile mejor:
    USA y Europa, en decadencia y sin saber qué hacer, ya no tienen ideas;
    China y Brasil emergentes...,los islámicos por otro lado...
    A falta de líderes, está claro que se impondrá un mundo militar: China.
    Nuestros nietos no llevarán burka, pero estudiarán la cultura oriental.
    Y nosotros seremos los fósiles de una cultura extinguida.

    Así muy simplonamente, es como cienciaficción.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Una entrada muy interesante, de ésas que nos hacen reflexionar. No recuerdo si había pasado por este blog, pero me pareció muy bueno, voy a quedarme como seguidor, si me permites.
    Un saludo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  4. Y las religiones enfebreciendo para controlar

    ResponderEliminar
  5. Humberto Dib,
    bienvenido a la ciudad, antes habías pasado por mi otro blog.
    Me gustaría que la historia fuera menos sangrienta, menos cainita y menos canibal, y en estos días de turbulencia escribir sobre otras cosas.
    Un abrazo.



    solo para mujeres,
    religión y poder fueron uno durante mucho tiempo, y ahora ya ves seguimos de besamanos por no decir una palabra malsonante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar