5.7.11

Response 4

Un día que él estaba loco pintó sobre las paredes caricaturas de sí mismo con distintos nombres y una sola firma

una tarde quiso atravesar los dibujos con dardos porque no soportaba verse tantos fuera de sí

la noche de aquel día y de aquella tarde intentó taladrar el muro con su frente

las caricaturas se apiadaron de él, bajaron de las paredes y recogieron los trozos de lengua y de nariz desperdigados por el suelo

sobre el muro las lenguas dejaron palabras rojas

cada vez que la exposición del centro se abre somos olfateados

*

¿Sutilmente olfateados con ingenio? ¿Se sienten ustedes olfateados con perspicacia o con una aguda y tenue delicadeza?

**

(Del pabellón auditivo el guía turístico no nos ha dicho nada).

***

6 comentarios:

  1. Un tanto espeluznante...
    Pinceladas de afecto te regalo

    ResponderEliminar
  2. Begoña.
    sí, el cuento tiene un algo de espeluznante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Yo me siento olfateada de manera envidiosa y competitiva últimamente y me hace tanto daño :(

    Un beso o 2 #

    Pd: gente sin talento alguno y que se cree superior sólo por tener un poco (bastante) más dinero que yo :(
    Problemas insignificantes de mi mundo "real". Perdón x exponerlo aquí.

    ResponderEliminar
  4. Eleanor smith,
    es mejor mirarlo desde otro punto de vista, cambia de perspectiva, ni más ni menos en nada, distintos,
    los demás que se sientan como quieran, lo importante es cómo te sientas tú, y no debes sentirte mal por semejantes apreciaciones.
    Ser persona es algo más que tener muchas monedas o muchos papelitos o muchos ladrillos o muchas piedrecitas.
    El dinero, la riqueza o la pobreza, es solo un aditamento circunstancial a la persona. No dejes que se enturbie por eso el cristal por el que miras la vida.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. A veces es real tanta caricatura...bonito cuento, saludos.

    ResponderEliminar
  6. muy bueno!
    prtro dan ganas de más
    besos
    Olvido

    ResponderEliminar