7.6.11

Una nube virtual

Y va a ser verdad lo de estar en las nubes. Vivir en una nube. 
Aquí, el cuerpo. ¿Y la nube?

Cuando la literatura cansa, la música bah y el cine te da una patada, diriges tu dedo índice hacia la nube invisible. Solo los dioses del Olimpo se habían atrevido a tanto, su dedo índice señalando al héroe y al fuego, sus vidas en los libros y en los lienzos, Eolo dibujado soplando la nube y vualá las naves zarpando hacia oscuras galernas. Con la vida en las nubes qué cambiará ¿Seremos respirados por bosques o seremos el respiradero de la nube?

Actos irreverentes. Un acto de absoluta irreverencia para los tiempos que vienen. Es lo único que ahora me gustaría.

5 comentarios:

  1. Me apunto a ese acto de irreverencia cualquiera de ella me valdría, proponla y te sigo.. un beso

    ResponderEliminar
  2. irreverencia!

    yo también, un día, escribí sobre una nube...tenía una irreverente mariposa adentro.

    mil besos*

    ResponderEliminar
  3. Ico,
    ¿quizá un tsunami detendría los caballos que cabalgan ya?
    ¿Quién tiene la fuerza de provocar un tsunami en las ciudades pequeñas, en las grandes, en España, en Europa...?
    El primer acto irreverente ya ha empezado, pero con ser grande, que lo es, aún es pequeño.(me refiero al 15m)
    Un abrazo grande e irreverente.



    Rayuela,
    los pequeños gestos, las nubes, las mariposas también son importantes, y necesarias.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Habrá que inflar esa nube, a ver si llueve y limpia el aire viciado.

    Un saludo, MJ.

    ResponderEliminar
  5. Antonio H. Martín
    quienes vivimos en ciudades contaminadas sabemos cómo esperamos la lluvia.
    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar