1.5.11

Sexto laberinto

Es la historia de los cruces. Slow. Crismas esvásticas enrojecidas sobre carpas blancas. Slow.
A partir de este día que nadie más escriba al coronel, ni un simple saludo militar cuando se lo tropiecen. Nada absolutamente, que todos ignoren al coronel hacia el mar. Cierren los correos y los paisajes inhóspitos por los que lo vean pasar o saludar.
Triste y pobre coronel observándose en el brillo especular de las punteras de sus botas.
Yo tampoco tengo ya quien me escriba. He cerrado el correo nomilitar. Así de golpe. Me he levantado con la vena izquierda que es mi lado colateral de siempre y me he dicho ya basta, hasta hoy y no más, cierro este correo. ya me enteraré de todo por otro lado. No veré más. Ni alzaré mi mano con esfuerzo para saludar los pasos. Fuera pasos. No importa que sean falsos o ciertos, aunque con Mauricio me hubiera llevado mucho mejor que con el coronel. Pero no nací a tiempo. Y lo intuyo por la blancura que sigue a su nombre. Las sombras que me gustan siempre son falsas.
Falsedad de mi sombra.

9 comentarios:

  1. Por suerte (o no) a mí me escriben tanto...

    Un beso o 2 ***

    Un gusto siempre venir aquí.

    ResponderEliminar
  2. Pues no te quiero contar la fiesta que hay montada en Córdoba con las cruces este fin de semana... jajaja

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Eleanor Smith,
    pero tú no eres coronel..., así que ala a responder.
    Un beso.



    La sonrisa de Hiperión,
    Córdoba..., ni las cruces, ni las botas podrán con ella, mira que tiene Historia Córdoba, y cruces de culturas, pueblos diferentes conviviendo pacíficamente (y otras no tanto),
    un beso.

    ResponderEliminar
  4. me interno en tu laberinto número seis, de intertexto mágicorrealista,
    en busca de Mauricio, el sinsombra.


    besos*

    ResponderEliminar
  5. al final todo lo que nos importa se convierte en sombra.. me gusta..

    ResponderEliminar
  6. Rayuela,
    a este Mauricio también puedes encontrarlo en algún libro, es M. Blanchot, fue muy amigo de G. Bataille.
    besos.



    Ico,
    ¿te imaginas un mundo de sombras?
    como si entras en un bosque pero de sombras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. me encantan...y las sombras...sombras son, abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por el encantamiento de las sombras,Toño, abrazos.

    ResponderEliminar