7.5.11

Octavo laberinto

Es tarde, comienza a llover, con parsimonia, con calma cansina, como si la primavera no fuera otro tiempo hueco.
Mullir y airear la tierra como un topo o como una madre.
Y ahuecar mi cabeza desde las puntas de una melena recién cortada como si yo misma fuera mi sombra o una figura próxima.
Y será noche.

4 comentarios:

  1. Me encanta la noche. De hecho habito en ella!
    Como también me encanta venir hasta aquí y leerte siempre: me sumerjo en mundos de belleza.

    Un beso o 2 *

    ResponderEliminar
  2. Gracias Eleanor por venir y decir,
    eres siempre muy amable.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. sombra de la propia sombra
    )la primavera a veces miente(
    es noche
    y llueve

    un beso*

    ResponderEliminar
  4. Me han venido a la memoria unos versos de Matilde Alba Swann que dicen:

    "Bajo un llanto de techos castigados,
    somnolientos, reencarno,
    soy de lluvia."

    Un abrazo.

    ResponderEliminar