18.5.11

Fragmento del capítulo 43

¿Invisible? ¿No habré querido decir desconocida? ¿Y si murió en el ultimo bombardeo de París? ¿Estuve yo allí con ella en aquel cuartucho del tres al cuarto cuando estaba muerta de frío y de hambre y temblando cada vez que oía unos pasos subiendo los peldaños de la escalera? ¿Estaba o no estaba? ¿Eh? Muerta de dolor y de angustia, que es en lo que se convierte el pánico que te hace hasta sangrar por los ojos. Eso - dijo él-, la sangre de los ojos no se la hice yo, esa sangre fue por su enfermedad. Pero ¿qué enfermedad? -le grité. La enfermedad del pánico –gritó él-, ¿o es que usted no sabe que esa enfermedad produce hemorragias? ¡Chulo de mierda!, fue lo último que le dije antes de que me trajeran a este apartamento. Y nada más supe de aquel ogro. Aunque cuando lo creo disfrazado detrás de las melenas de León me tiro a él para raparle la cabeza y desenmascararle. Alguien de aquí me dijo que estuviese tranquila, que solo era Ray Loriga. ¿Solo? ¿Le parece poco? ¿Y qué más quiere Ray Loriga que ser él? Qué más quisiera mi León que ser Ray Charles, por ejemplo, porque no se conforma con su única identidad y cada dos por tres se la cambia. Afortunadamente hoy no es como ayer, afortunadamente hoy no es día de meditación y puestas en común. Hoy podemos discurrir veloces. Hoy no habrá pensamientos estancados. Hoy, nada de pensamientos estancos. Esto es la guerra. La walquiria del pesado de Woody Allen subiendo y bajando por la escalera con su lanza o espada en la mano. Ninguna cursi, por muy Mia o suya que sea, acabará con este pesado. Ya se me ha olvidado qué era lo primero y más urgente que tenía que hacer.
Urgente: recordar, intentar recordar qué tengo que hacer, pero ya.

3 comentarios:

  1. Codorníumayo 18, 2011

    Querida amiga.

    Te envío un beso.

    Estamos muy ilusionados con el movimiento 15-M

    Nuestra Puerta del Sol vuelve a ser el Madrid del NO PASARÁN.

    Imagínate la euforia que estamos viviendo. Con un pelín de viento a favor nos ponemos en el mayo del 68.

    "A la calle que ya es hora..."

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Pues, sí, Codorníu, algo se mueve en esta tierra no solo el eje, algo más.
    y no es como antes, ahora hay más medios, no pueden engañarnos, ni falsearnos lo que sucede.
    Qué asco de Europa, todos cerebros grises, falta un lider irisado, y la negrura que se cierne sobre nosotros no sé yo si desde la Puerta del Sol la evitarán.
    De momento ellos, los hombres grises, están pasando.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar