30.5.11

59

Se ha marchado. No sé si decir que ya era hora, o qué pena que se ha marchado. Tendré que pensarlo. ¿A que en negrilla se piensa mejor? Por favor, cuando me transcribas, transcríbeme en negrilla. Se me antoja ser su pensamiento más negro. Quiero ser su circunstancia más consustancial.
No diré nada en su contra.
Cualquier cosa que diga puede ser usada en mi contra.
Cualquier cosa que calle no será usada en mi contra.
Conclusión: no diré nada en su contra.
No quiero que rueden cabezas. No más cabezas. No quiero más cabezas. De verdad. Ya no me gustan las cabezas. De verdad. Prefiero caretas, máscaras, cualquier antifaz antes que una cabeza. Elijo conservar mi cabeza, así, sobre mis hombros. No espere usted que yo hable o actúe en su contra. Lo que fue ya fue. Y punto. No merece la pena volver sobre ello. A todos nos quedan todavía ampollas. Todos tenemos la lengua cortada dentro de la cabeza, que como usted puede ver mantenemos en su sitio. Yo no pienso hablar ni irme de aquí, puede usted transcribirlo, en negrilla si no le importa. ¿No será usted un negro? Y si lo es, ¿un negro de quién? ¿Se ha casado con Quién o permanece al margen? Se lo pregunto porque están los días muy revueltos y pueden robar cabezas. Sí, por aquí y por allá hay ladrones de cabezas. Yo solo le aviso por si usted escribe por encargo para otro, eso le convertiría en negro. Y ya sabe que dinero fácil, trabajo bien hecho. Todos quieren como escribidor a un negro aplicado. Si aún está a tiempo lárguese cuanto antes, póngase a salvo. Salve sus ideas. No se acerque a la cocina, por si las moscas.

9 comentarios:

  1. por aquí han robado cabezas durante décadas...y siguen haciéndolo...cuidado*

    ResponderEliminar
  2. Rayuela,
    cuida tu cabeza, por las ideas,
    y cuida tu 'corazón', por los sentimientos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. "O make me a mask" decía Dylan Thomas.
    ("Oh hazme una máscara")

    Impecable querida, como siempre #

    Un beso o 2 #

    ResponderEliminar
  4. Eleanor,
    y si después de hecha nos la ponemos iremos enmascarados, que no quiere decir que lo seremos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Creo que esta sensación de quedarme sin saber qué decir de tanto como se me viene a la cabeza es una de las razones por las que más me gusta leerte. De esas de volver una y otra vez porque la cabeza no para ¿de rodar? Tendré que pensarlo... aún así, gracias, Alfaro.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. A pesar del humor transpira un infinito desasosiego y desesperanza... o es que ya todo lo veo como un reflejo

    ResponderEliminar
  7. gloria,
    lo único bueno de los escritos descabezados como este mío es que puedes tirar con tu cabeza por el punto que quieras.
    Un abrazo grande, grande.




    Ico,
    ciertamente que tendemos a proyectarnos y reflejarnos en lo que leemos (de algo de esto va la teorética que acsbo de subir a mjr)
    pero me resultaría largo y complicado explicar aquí y ahora mismo de qué va este desbarajuste de cabezas.
    Digamos que te lo puedes tomar a broma. Y si lo relees hazlo desde el sentido del humor, eso no está en contradicción con un trasfondo algo más serio. Pero tú sitúate en ese lugar donde nacen las carcajadas.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Conservemos la cabeza. La nuestra.
    La de aquellos que querían usurpárnosla, que se miren al espejo y se vean sin ella.

    Besitos

    ResponderEliminar
  9. virgi,
    sí, virgi, conservemos la cabeza con nuestras ideas dentro.
    un beso.

    ResponderEliminar