28.5.11

15 M

Las madres somos entes silenciosos. No existimos en las estadísticas de la economía nacional, no aumentamos los números del Instituto Nacional de Empleo, los bancos no dicen nada de nosotras, el gobierno de turno, tampoco. Observamos, cuidamos, hacemos nuestros malabarismos de economía, nos preocupamos y pasamos noches en vela, procuramos que todo esté en orden, ahora descubrimos que nuestro orden no coincide con el ordenamiento ordenado que el poder público quiere en las calles. ¿Quién ordena las calles? ¿Hay madres poniendo orden en las calles? ¿Podremos las madres ir por las calles sin orden? Nos han llamado de todo desde el despreciativo ‘marujas’ a las admiradas Madres de La Plaza de Mayo. Por el medio de esta marabunta quedamos las madres.
Quizá sea hora de dejar de ser un silencio marujo, Quizá sea hora de que todos nos vean como madres, no como un ente aislado e individual, sino como un grupo social que se llama ‘madres’ y nos vean ahí en esas calles desordenadas por nuestros hijos y tan sucias que las han limpiado a golpes ¿Qué sucedería si fuésemos a las plazas y rodeásemos en círculos concéntricos a nuestros hijos? ¿Qué harían con las madres de Cataluña siendo parapeto de los jóvenes, y no tan jóvenes, allí concentrados? Yo hasta me atrevería a llevar mi bolso de maruja y darles en los mismos Cascos (por favor no lo relacionen con nuestro futuro presidente, Cascos, para nada, eh?).
Yo también pido la dimisión y no solo del conseller de Interior.

11 comentarios:

  1. Hola ciudad con nombre. ¡Qué inspirado te ha salido el texto! Creo que ha sido casi de un tirón. Mucho oficio tiene usted, hada del norte.
    Por si acaso, he comprado algunos bolsos de mercadillo. ;)))
    Ana

    ResponderEliminar
  2. aquí las vemos todos los jueves, con sus pañuelos blancos en las cabezas, desde hace más de treinta años.

    besos,madre*

    ResponderEliminar
  3. Jaja..., sí,
    Ana, últimamentye escribo a tirones pero no de bolsos,
    ya iremos juntas con el bolso y la fregona a desalojar a Camps, que es el que se me ocurre como más urgente.
    Besos.



    Rayuela,
    las madres argentinas..., cuánto sufrimiento, las admiro, de lo que ellas solas, incansables, fueron capaces de hacer.
    No sabía que seguían. Estuvieron aquí, en Asturias, hace poco, no recuerdo bien, ¿hace dos años? ¿les habrán dado el Príncipe de Asturias? pues, si no se lo dieron deberían habérselo. dado. Pero las recuerdo aquí.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Pues sí, creo que ha llegado el momento de que las madres (y los padres) salgais a la calle

    ResponderEliminar
  5. Ya estamos, ambos, padres y madres, más jóvenes algunos y mayores otros, solo que no llevamos el letrerito, y deberíamos llevarlo, que se nos viese bien, ser todos 'madre o padre de un apaleado en Cataluña'.Esto tenía que haber sucedido hoy, pero nunca es tarde.

    ResponderEliminar
  6. La foto de la madre en el suelo me a puesto de una mala hostia...tienen que dimitir pero ya....abrazos.

    ResponderEliminar
  7. esto pasa cuando el mundo da vergüenza...

    saludos!

    ResponderEliminar
  8. Antonio manuel Fernández Morala,
    es que no se mueve nadie de su poltrona, hagan lo que hagan,
    son...
    abrazos.



    La sonrisa de Hiperión
    mucho sinvergüenza, demasiado...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. sí,alfaro, las madres siguen...y las abuelas también.ya recuperaron 300 nietos apropiados por los asesinos.

    besos*

    ResponderEliminar
  10. madres protectoras, madres revolucionarias, cuánto tiempo aguantarán en la plaza vuestros hijos?? el sistema los devara rápidament..

    ResponderEliminar
  11. me gusta mucho este texto, bueno, me gustas mucho siempre, eso ya lo sabes. (aunque escriba poco por aquí)

    ResponderEliminar