4.4.11

Nada salvaré
no salvaré algo que luego será nada
nada estará a salvo
ni nadie
de los tristes leones del desierto
de los hambrientos leones
también viven bajo la lluvia y el frío
esperando
cada vez que paso por su figura inmóvil
me convierto en el colmillo más afilado

6 comentarios:

  1. Desesperado y precioso.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Bel M.
    está escrito hace unos días, en principio pensé metafóricamente en todas las revueltas de África y ahora que lo leo después de lo de Zúñiga, pienso en ese río que subyace siempre, la desaparición, la muerte agazapada detrás de todo cuanto vive.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Intenso sí!

    Me gusta mucho tu forma de escribir.

    Un beso o 2 *

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Eleanor.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. No quedará nada, es cierto, todo será algún día nada, salvo lo vivido que desaparece conforme lo vivimos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Leonardo,
    y cuantos disfraces para el'ente devorador': tsunamis, radioactividad, guerras, enfermedad,
    este siglo ha comenzado con toda clase de leones bebiendo del mismo río.
    saludos

    ResponderEliminar