16.4.11

Mañana seguirá siendo abril

Laboriosa como una abeja.
En una tormenta solo existe un punto de fuga, el punto donde confluyen la línea blanca y el gris de la carretera.
De un adiós hacia otro adiós.

10 comentarios:

  1. De un adios a un hola, buenos días, casi tardes. Me ha encantado esa línea del horizonte, un punto de fuga como una road movie.
    Un abrazo, Mª Jesús.

    ResponderEliminar
  2. Querida Bel,
    hola, para venir desde al adiós e ir hacia tu voz-palabra. Fuera de nuestras voces, en esos puntos de fuga siempre se va de un adiós a un adiós.
    me alegra 'oírte'.
    un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  3. Es curioso... nunca me gustaron las tormentas ni los adioses... pero si vienen de tu letra y bajo ese maravilloso título, todo se ve diferente.

    Como siempre, gracias Alfaro por no dejar de compartir.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Gloria,
    es solo una mirada hacia el horizonte.
    Gracias a ti, por venir y decir.
    Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar
  5. Ojalá todos los días fueran tan luminosos como el mes de abril...

    Saludos y un beso.

    ResponderEliminar
  6. dónde converge la mirada y el adiós

    Un abrazo hasta allí

    ResponderEliminar
  7. La sonrisa de Hiperión,
    o el de mayo o junio...
    Un abrazo.



    Olvido,
    puede que sea así, un punto de convergencia y de despedida, el adiós no tiene porqué estar siempre detrás, quise unir el adiós pasado con otro adiós más definitivo y por llegar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Un punto de fuga.
    Por fortuna, sólo uno.
    ¿Qué seríamos con muchos más?

    Besitos

    ResponderEliminar
  9. es como dice Bel, una road movie...
    de un adiós hacia otro adiós.
    o
    tal vez
    volver es como irse
    o al revés
    qué más da


    mil besos*

    ResponderEliminar
  10. Últimamente tengo muy presente la carretera (en Soplando en el viento *) y verla aquí presente también me gusta y mucho *

    Un beso o 2 *

    ResponderEliminar