9.4.11

Lo que me gusta del fuego es que lo quema todo sin dejar rastro de nosotros
el tiempo en esto se parece al fuego

no se parece nada al mar o al viento que arrastran de un lado a otro
el tiempo en esto se parece al mar y al viento

de elegir prefiero ser espiga
sí, prefiero espiga

10 comentarios:

  1. A mí me gusta mucho el viento...
    Creo que ya te diste cuenta. Je!

    Un beso o 2 *

    Insisto: me gusta mucho tu forma de escribir *

    ResponderEliminar
  2. Le espiga calma el hambre del mundo... te parece poco lo que quieres ser?


    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. pues a mi que me mezcan, siendo espiga o lo que sea...

    es precioso!

    ResponderEliminar
  4. Eleanor,
    a mí me gusta mucho el viento también, cuando me da en la cara, el viento frío del norte,
    gracias,
    un abrazo.


    La sonrisa de Hiperión,
    es cierto, y más hambre calmaría si la dejaran crecer por todos los campos,
    gracias,
    un abrazo.



    chica de las biscotelas,
    si eres espiga el viento siempre te mece, pensé que solo los niños querrían ser mecidos,quizá la infancia perviva o tú pervivas en ella con raíz de espiga.
    gracias,
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. ¡Espiga, jo! el origen de que el hombre se asentara...
    Bonito lo que pides.
    Y cómo lo pides.

    Besitos

    ResponderEliminar
  6. tu texto es ancestral, huele a inicio del mundo.
    bello, bellísimo.

    mil besos*

    ResponderEliminar
  7. Qué bien eliges, espiga que crece y se convierte en alimento que derrama versos.

    Besote

    ResponderEliminar
  8. Virgi,
    no quería referirme a una espiga de trigo exactamente, que en Asturias no hay apenas ppor el clima. Me refería a una especie de espiga verde pero sin grano que de niños las coges y las lanzas para jugar... se quedaban clavadas en la ropa de lana sobre todo, son verdes y de tallo mucho más fino.
    Un abrazo.


    Rayuela,
    fuego, aire, mar y de la tierra ya no elijo 'animal' me basta con una hierba,aunque no sé su nombre, porque una no sabe los nombres de la hierba, y de esa con la que juegas menos.


    Begoña Leonardo,
    seguro que en Zamora hay esta especie de espiga en los prados.

    Besos para las tres.

    ResponderEliminar
  9. yo la humedad que haga fallar la chispa

    ResponderEliminar
  10. Claro que la conozco, nosotros también jugábamos a eso.
    Besitos

    ResponderEliminar