11.4.11

desde que hicieron hablar a los soles
ellos hablaron como si fueran sol
en su boca como si fuera pozo de sabiduría sin fondo
declinaron males de siglos venideros
ninguna imparcialidad reposaba en sus codos cuando hablaban
energía rápida y cristalina y mortal para oscurecer universos de este lado
de la costa más cercana ya no saldrán bueyes hacia el sur
ni se llenarán hospitales con heridos incurables
ni podrán los barcos hacerse a la mar hacia otros mares
tierras de tiranos o tierras de energías oscuras
todo es deglutido por negros núcleos despojados de su corteza
solo algunos hombres permanecieron sentados a la sombra de higueras milenarias
a sus pies crecían los cactus verdes sin frutos
a sus pies esculpidos sobre mármol
después de la última erosión.

6 comentarios:

  1. Qué será de nosotros, de todos los seres que se apelmazan y retuercen con las manos derretidas...
    No lo evitaré me lo llevo a mi muro del Face...
    Cariños

    ResponderEliminar
  2. Querida Begoña, llevo toda la tarde-noche con este poema, llevo días con el dolor de los tiranos y de la energía oscura que nos ilumina en falso a punto está de mandarlo todo a la p.m...
    Ser llevada con él a tu muro me encanta, sentiré seguro tu fuerza y ese aire que ahora mismo imagino frío por esas tierras de Zamora.
    Un abrazo grande y fuerte.

    ResponderEliminar
  3. los veremos caer
    un día


    yo también me lo llevo a mi face, estarás a la orilla de mi mar.
    y no mandes todo a la p.m. por favor!
    nuestra vida necesita de la luz de tus palabras.

    mil besos*

    ResponderEliminar
  4. Ay, Rayuela, que no se nos caigan encima...
    he visto tu face, he visto el cascayo, que es como en asturiano decimos'rayuela', pues así justamente era el cascayo al que yo jugaba de niña con una 'chera' que solía ser una caja de betún ya vacía y llena de tierra.
    Muchísimas gracias.
    Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar
  5. juguemos cascayo, entonces!

    un abrazo enorme*

    ResponderEliminar
  6. un paisaje muy insular, contrastando la sencillez de los hombres del campo con los poderosos..

    ResponderEliminar