20.4.11

0
Hoy estoy muy cansada, me he adentrado por mis propios laberintos y eso cansa.

1
Y la sangre no llegó al río, el río se desbordó y llegó a la sangre y limpió la ciudad de rojo. Ahora la ciudad es azul. Mañana será invisible porque las aguas del río siguen avanzando.

2
A las medias de todas las horas suenan las campanas del reloj. El reloj ya no tiene dueño desde el último mes de noviembre. Ya no despierta a nadie, pero seguimos oyendo como si alguien continuase levantándose a la misma hora y arrastrase sus pies cansados sobre las suelas de goma de unas zapatillas.

3
El universo es grande. Universal. Un universo universal, de momento. Hay un trocito de universo en la pantalla, la agitas y ves el sur del universo, situándote en el centro de la ciudad, no necesitas poner los brazos en cruz para situarlo, bajo nuestros pies, digamos que es el sur. El universo es noche, es oscuro y lleno de puntitos luminosos. Nosotros en el universo somos más diminutos que los puntitos luminosos, ni siquiera somos puntitos luminosos, que es lo más diminuto que vemos en esa pequeña pantalla del iPhone. En el universo de la pequeña `pantalla del iPhone nosotros no existimos. Por eso parece que estamos solos en este gran universo. Por eso solo existimos en relación con otros puntitos invisibles que somos-estamos dentro de otro punto invisible. Dentro del universo somos opacidad.

12 comentarios:

  1. me ha dado un poco de vértigo, o desasosiego...no sé.
    un universo demasiado universal para rozarnos o sabernos.

    un abrazo
    buenas noches

    ResponderEliminar
  2. Olvido,
    sí demasiado grande el universo para nuestras neuronas,
    rozar...,nos rozamos,
    sabernos ya es imposible, como muchos intuirnos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. El universo es grande, pero mucho más la colección de universos de mi estantería... Todas rellenas de libros...

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. La sonrisa de Hiperión,
    los universos de los libros que nos gustan suelen ser tan maravillosos que los atesoramos ahí, en nuestras estanterías, y nos llevan muy lejos y a veces somos felices leyéndolos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Estabas cansada, dijiste.
    Pero poco a poco, se fue haciendo más grande tu mensaje.
    Como los puntos del universo? estoy en ello.
    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Virgi,
    sí que estaba cansada cuando empecé a escribir, y fui contándome esas cosas, que al final decidí que también os contaría a los que pasaráis por la ciudad.
    Ay, pues con las fotografías que haces tan buenas... a ver qué universos nos muestras, tiene que ser una pasada ver el cielo desde tu tierra, en Asturias siempre nublado, y en mi ciudad admás con la contaminación..., cuando ves una estrella crees que alucinas.
    Pero ayer mi amiga A. me enseñó el universo en su iPhone y también fue una pasada ver qué pequeñito es todo visto desde tan lejos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Muchas veces me pierdo en mi laberinto eterno sin salida posible... Sin embargo, debo reconocer que me gusta; como me gusta leer tus palabras *

    Un beso o 2 !

    ResponderEliminar
  8. ¿eterno?
    ¿sin principio ni fin?
    eso tiene que ser muy cansado.
    El fin, por favor, el fin del laberinto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. estuvimos recorriendo laberintos,fire-tempus?

    besos*, (desde el punto invisible que tiende el puente)


    seguís construyendo ciudades azules e invisibles, maestra

    ResponderEliminar
  10. Sí, fuego y tiempo en los laberintos, no es una frase hecha solo son dos palabras del laberinto que en ese momento(el del comentario) me gustaron, desde la antiguedad 'tempus' a la modernidad 'fire'.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Es cierto que cansa mucho, incluso a los que, como los que andamos por aquí, tenemos práctica. Por lo demás, Virgi no podría haberlo dicho mejor, esa sensación del laberinto a la expansión, hasta el inasible polvo de estrellas. ¡Precioso!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Bel M.
    Muchísimas gracias por tus palabras,nada hay más cansino que el propio yo, por repetitivo y, a veces cruel, por fugitvo...
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar