24.2.11

Esta noche ha sucedido un hecho extraño y lo he resumido así:

Te duermes con un collar de dos vueltas alrededor de tu cuello
y te despiertas con el collar de dos vueltas a los pies.

Una vez escrito parece una adivinanza, pues no.
Puede haberle sucedido a usted, un usted. O a mí, no tengo por qué ser yo. O a ti, si eres tú. O a alguien que se muerda las uñas de los pies. Todas las bipolaridades son aceptablemente reales e imaginarias, en cualquier plano que abras los ojos y veas, incluso si ves sin mirar.

8 comentarios:

  1. yo veo incluso una parte subliminal

    ResponderEliminar
  2. Sí, claro, en la segunda parte, en que el collar aparece a los pies.

    ResponderEliminar
  3. Claro que a mí me ha sucedido y a usted y al otro aunque lo niegue.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  4. Se ssabe que los sueños actúan como un espejo lo derecho lo vuelve al revés..

    ResponderEliminar
  5. Ico,
    pues, no sé, no sé, no me creo que sea cosa del sueño...

    ResponderEliminar
  6. Pues no sé si este fenómeno me puede pasar a mí. Hasta hoy nunca he llevado collar. Al menos de dos vueltas. Lo de comerme las uñas de los pies, cada día. Una manía. Peor aún, un vicio, Alfaro.

    ResponderEliminar
  7. Conde de Galzerán,
    Lo del collar pase, pero lo de comerse las uñas de los pies..., le aconsejo que se las unte de merengue para que sean más nutritivas, esa fue una de mis costumbres infantiles más comentadas al final decidí quedarme con el merengue y dejar los dedos de mis pies.
    Un abrazo y grande por la gracia del comentario.

    ResponderEliminar