7.2.11

¿Cuándo voy a escribir yo? Solo necesito cinco minutos de realismo inmediato y otros cinco de realismo mágico. Si no, no. Una taladradora. Una grapadora. El tubo de escape de la moto roto. Entras para leer y no hay nada. Así de descerebrada voy. Cerebro desgarbado. Exprimo las últimas gotas de un limón en el vaso de agua con azúcar. Y el vaso se convertirá en estanque, y las gotas en frases y el agua como medio mar de un océano sin nombre.
Ya lo dijo el poeta para que leas con tu dulce voz mis palabras limón.

10 comentarios:

  1. las palabras con sabor a limón refrescan

    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. arena,
    ...y el azúcar endulza, pero mis palabras,no.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. me encanta lo del cerebro desgarbado, me parece una imagen preciosa!

    ResponderEliminar
  4. es que como nadie lo ve todo el mundo se cree con mucho o bastante 'garbo' y mejor reconocer las grapas, los vacíos..., en fin el desgarbo..y hasta los desgarros, pero dicen que las neuronas se regeneran.., asi que no me preocupo demasiado.
    Un abrazo, chica de las biscotelas.

    ResponderEliminar
  5. Te exprimes a fondo, pero por alguna extraña razón ese zumo no resulta ácido. Refrescante, sí.

    ResponderEliminar
  6. Descubrirte en cada no escritura en cada palabra que dices desdecir... Ay querida, ácida te bebo, pero talentosa te aprecio.

    ResponderEliminar
  7. ¡Ah! Yo prefiero el limón sin azúcar e incluso sin desleir en agua. Será por eso que me gustan tanto tus poemas ;)
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  8. Tranki, me como los limones con deleite.
    Besitos besitos

    ResponderEliminar
  9. el océano de tu medio mar tiene tu nombre.
    y el limón será ácido...pero huele maravillosamente.

    mil besos*

    ResponderEliminar
  10. Gracias por vuestros comentarios:
    Jose Zúñiga,
    Bel M.
    Begoña Leonardo
    Virgi
    y Rayuela.

    Abrazos

    ResponderEliminar