8.12.10

Territorio

 Y el mundo fue un mundo colorado como rojo de carnaval
y el mundo fue un mundo encarnado rojo de carne ensangrentada
y el mundo fue grande como un gran lago de sangre
y se volvió granate a través de mi ojo que no era el ojo del mundo
y se volvió azul a través de la ausencia de ojos
y se volvió luz
y volvió
volvió envuelto en mi voz

cerrar

reiniciar.

He acabado la selección definitiva. Luego de haber hecho y desechado 6 o 7, prefiero no recordarlas. Primero seleccioné menos de una cuarte parte de la ciudad y de esa cuarta parte no sé si habré salvado la mitad, que en cálculos porcentuales sería..., más o menos lo que tengo. algo de aquí, algo de allí, algo de tí, algo de mí y de mi ciudad, con mar incluido y con sus avisperos y roquedales. Y luego de corregir ¿volveré a escribir? desde luego si lo hago será con más 'orden', si puedo yo encauzarme en algún orden, sobre todo en días de 'desasosiego bis'.
Este es un poema de los salvados.

4 comentarios:

  1. Pues ya está, ves cómo podías. Enhorabuena...
    Besitos pasados por agua

    ResponderEliminar
  2. Yo hubiera salvado mucho más.
    Es que eres única.
    Besitos besitos

    ResponderEliminar
  3. Begoña,
    no sé qué decirte, esto depende del momento.
    Un beso.

    virgi,
    es que tú eres muy benevolente...
    un beso.

    ResponderEliminar