29.12.10

sección 4

Hace tiempo que no nombro lo que me aterra. pero choca contra mí en mi cerebro. como si el cerebro fuera su cárcel y yo su guardiana. si antes  me abrazaba hacia dentro, ahora me abrazo hacia afuera.
Lugar inhóspito.

2 comentarios:

  1. hay que nombrarlo aún hacia dentro, sacarlo en forma de letra y que quede estampado en la lámina blanca como un insecto muerte

    ResponderEliminar
  2. Ico,
    lo que aterra siempre es lo inombrable.
    abrazos.

    ResponderEliminar