12.12.10

Denise bien se merecía el mejor poema de la ciudad, de las ciudades varias quizá. Las mejores palabras si no fuera por aquel buda que se cruzó en su camino y malinterpretó al intérprete. Ninguna traducción pronunciada con la semántica exacta que la palabra requería en el preciso segundo fue dicha. Por consiguiente, y aclarado el malentendido, Denise se deshizo del intérprete, primero en elogios, y luego ya sin miramientos. Adiós, adiós. Hasta la próxima, se despidió aquel hombre, incrédulo y sorprendido y sin intérprete que  le interpretara el extraño comportamiento de Denise, la iguana más famosa de la gran plaza.

2 comentarios:

  1. significados y significantes...
    quién es el "culpable" de los malos entendidos?
    tu historia es parecida a una mía, sólo que fuimos por el camino inverso.

    replay?
    reinterpretarse?
    o, simplemente, adiós?



    es un placer leerte.
    mil besos*

    ResponderEliminar
  2. Le das un giro genial.
    besitos

    ResponderEliminar