11.10.10

Miraba los barcos, las boyas, el vaivén del agua... Estaba llegando justo al lugar del puerto  que nunca piso, la rula. El mar a punto de desbordarse en una de estas mareonas. y me lo imaginé, una mano sacando las barcas (y los barcos) del agua, una a una, según salen las barcas va bajando la marea. Luego me imaginé la misma mano colocando de nuevo los barcos sobre el mar, y subiendo la marea.Todo bajo la atenta mirada de la media luna blanca de Niemeyer, el gran iglú del norte.

4 comentarios:

  1. El gran hacedor mueve las barcas a su antojo. ¿Serán de papel?

    ResponderEliminar
  2. No, no, de verdad, de madera, y el hacedor hombre, la imaginación es la imaginación.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Y qué bien la tratas...qué bien, abrazos.

    ResponderEliminar