21.10.10

Árbol-ágape

1
permanentemente vacía la habitación 457 para él
que el silencio se haga
y el silencio obediente se hizo
recorre hacia atrás el árbol hasta llegar
a raízmosaico de largo pasillo de hospital
voz de hombre bueno apagada

¿lo has transcrito?
recuerda por él:
fue encarcelado y condenado a muerte
y en las madrugadas lo sacaban de su celda
lo paseaban y simulaban su fusilamiento,
demasiadas veces se hizo en él el simulacro.
¿lo has escrito ya?
sin titular para la prensa
demasiados titulares
pero este es único porque es el suyo
estas pequeñas historias no pasarán a la historia
quién agradece pequeñas vidas
en pequeñas miserias de patria marrón


2
podría haber sido un árbol sin raíz
fue un arbol-ágape
estaba escrito en el árbol de su vida:
Agp- Mgp- Agp- Agp
Ag y Ep

dedicado a Antonio García

7 comentarios:

  1. Tantas pequeñas muertes para terminar muriendo de otra igual de pequeña... Y nunca saber si será, esta vez, la última.

    Besicos, nena.

    ResponderEliminar
  2. Vuelve la habitación. Y este poema-homenaje me llena la cabeza de cosas.
    Bs

    ResponderEliminar
  3. Jose zúñiga,
    para tu cabeza que sean cosas buenas.
    Esta habitación ha quedado definitivamente cerrada para Ag.
    Un abrazo.


    Sara Royo,
    las pequeñas muertes fueron torturas despiadadas, la última muerte quizá una liberación, y yo creo que es la última, que no hay nada más. finito .
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Preciso homenaje, pensé que era a Miguel Hernández.. un abrazo..

    ResponderEliminar
  5. Ag. fue el padre de mi mejor amiga cuyas iniciales también son AG.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Supongo de quien se trata, si me lo confirmas podré enviarle mi pésame. Gracias, un homenaje de altura.
    Gran abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Sí, Begoña, es el padre de Ángeles, que coincidió en el hospital con Lm, (uno en la 457, y otro en la 515).
    Abrazos.

    ResponderEliminar