5.10.10

0

(0)
Las mujeres juegan, los hombres tambien. Y todas y todos escriben notas. Yo no juego con las mujeres, tampoco con los hombres. Yo no juego con nadie, conmigo tampoco juego, pero voy llena de notas. Una mujer absolutamente anotada. tiro todos los papeles, los asignados y los aún no asignados. estoy harta, hartísima de todos los papeles asignados. Algunos jugadores han comenzado a leermelo en los labios, lo leen incluso antes de moverlos oh, oh, sí, yo.
O me hago aún más breve o me alargo o me largo sin más.
Solo es un decir
o varios decires.

10 comentarios:

  1. Es un vauvén de decires. Y un juego peligroso.

    ResponderEliminar
  2. Iba a corregir, pero lo dejo: vauvén es perfecto para un papel no asignado, ahí se queda.

    ResponderEliminar
  3. las armas de las notas, fina puntería...abrazos.

    ResponderEliminar
  4. los papeles asignados pesan, y los no asignados también. Pero si los tiras...¿qué te sujeta al suelo? Acaso sea bueno flotar

    ResponderEliminar
  5. Es solo el 0, Jose zúñiga, no vendrá el -1, vendrá el 1 que es lo más habitual.
    suena bien esa palabra que te has inventada, me suena a pregunta'vauven' ¿va u ven?
    Un abrazo.


    Toño,
    notas, notas para no olvidarse.
    Un abrazo.


    Sí, Helena, sin notas nada sujetería al suelo, a la realidad más próxima, y flotar...
    a veces cuesta permanecer, anotarse...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. En realidad, notodos escribimos notas. Conozco algunas personas q no lo hacen, dicen q no lo necesitan. Yo, sí. Debo anotarme cada día, y releer lo q puse para no olvidarme, como si eso fuera posible.

    Un besico.

    ResponderEliminar
  7. Cuando dejamos de jugar dejamos de lado la fantasía, la imaginación ese aspecto lúdico que nos diferencia ... jugemos...

    ResponderEliminar
  8. entre dimes y diretes los hombres y las mujeres siempre juegan

    yo antes solía escribir muchas notas, ya no

    un abrazo

    ResponderEliminar
  9. A mí tampoco me gusta jugar con nadie, por lo menos, me siento mejor conmigo misma. Eso es muy importante.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Y nos encontramos un día con notas y más notas, hasta que decidimos quemarlas. Y en las cenizas vuelven a aparecer.

    Me quedo con los cuadros de la exposición. Con ellos y sus notas te mando besos de amanecer.

    ResponderEliminar