14.9.10

Un día, lo que hace el aburrimiento, cogí un cepillo pequeñito y limpié el teclado. Desde entonces la tecla de la mayúscula no va muy bien. De ahí que detrás del punto no vaya siempre mayúscula. No me molesta y lo he tomado como un  hecho fortuito propio. A veces tiene cierto sentido y otras, no. pero no pienso pelearme con el teclado. además, no soy demasiado puntillosa.
Es solo una aclaración para que ustedes sepan de esta anarquía puntual.
problema: la anarquía se expande en un pequeño dinn dang

5 comentarios:

  1. No es cosa de pensar en mayúsculas cuando se tacha el aburrimiento. total. dos días.

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón,Jose Zúñiga, creo que siempre pienso minúsculamente, grandes pensamientos no suelo tener ni muy variados, tampoco suelo aburrirme,pero a parte de palabras no te imaginas lo que puede salir de un teclado.

    ResponderEliminar
  3. Me encantan las conspiraciones del teclado. Es una de las razones por las que deberían declarar la escritura como una actividad de riesgo. Por cierto, como te sigo y te leo desde el Reader de google hacía tiempo que no pasaba directamente por el blog y ahora veo que has hecho algunos cambios y que está muy bonito, como una casa recién pintada con puertas a nuevos balcones. Ahora mismo voy a recorrer sus flamantes estancias. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Domadora de elefantes,
    Al leer tu comentario he tenido la sensación de que te había abierto la puerta de mi casa y habías entrado, 'grande', de grandiosa, de palabras grandiosas,y que vas abriendo las puertas y corriendo los visillos de las ventanas, con los cambios del blog pasa como con el teclado...,nunca se sabe.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Te va la música de los objetos, esos sonidos espontáneos y cotidianos, eh?
    Besos

    ResponderEliminar