20.9.10

Escenas decimonónicas bajando de las paredes. Las descienden y los ojos se estrellan como dípteros contra ese vacío blanco e iluminado.

ser surcado primero. ente surcado después. y surcar hacia el vacío.
con manos marcadas por venas azules por fuera y rojas por dentro. manos ambivalentes que harán permanecer sobre las paredes las escenas de este siglo.
 
con ambivalencia inversa, manos rojas por fuera.

4 comentarios:

  1. Me subyuga la ambivalencia inversa. También los camaleones.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta la palabra decimonónica, tan poco usual y con tanto sentido.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Jose Zúñiga,
    me quedo con los camaleones.ellos sí que saben.
    Un abrazo.



    Luna,
    s. XIX, o lo muy antiguo y ya en desuso, todo el pasado cayendo,
    y/o a la inversa elegimos el pasado para vivirlo, observarlo...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Es duro lo que planteas, habrá que esquivarlo y que no nos aplaste,

    Te abrazo largo

    ResponderEliminar