25.9.10

^^

Has llegado a la fase delta, líquida, pantanosa, ruidosa, a empujones, sin miramientos de ningún tipo.¡Zas! Aquí. te guiñó un ojo la vida. y tú en el ojo cerrado. no quiere decir ciego. Aquí. arrinconado. sin miramientos y sin paso que dar atrás. 
Y aquí, en esta orilla. 
Al otro lado hay una montaña. y detrás de la montaña, una casa de paredes blancas y tejado rojo. Todos los días atravieso esa cadena montañosa y entro en la casa de paredes blancas y tejado rojo donde una niña juega en silencio y sola.

2 comentarios:

  1. Sueñas esa montaña, para qué cruzarla, tú estas en la casa silenciosa, sola, juguetona.

    ResponderEliminar
  2. Si no la cruzo, nunca volveré a esa casa.
    Las montañas existen, son reales, las veo casi todos los días, y casi todos los días me imagino al otro lado de las montañas que me impiden ver el pueblo, que está justo al otro lado, parte en el valle y parte en la ladera.
    Pero tiene razón, para qué volver a las casas por las que has pasado...

    ResponderEliminar