24.9.10

.

como un satélite de palabras. o de piedras que tiran contra ellas, cuando bla bla bla me convierto en sorda e imagino el mundo en silencio, al más puro estilo gestual. 
y si lográsemos gestuarnos.

10 comentarios:

  1. Hola, Alfaro.
    Eso lo hago yo muy a menudo, por pura necesidad. No soporto las palabras vacías.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. soy de las que se aislan y piensan en otra cosa cuando hay verborrea de palbra, una habilidad que me salva del tedio.

    ResponderEliminar
  3. Cuando aprendí a decir papá perdí infinitos gestos que podían haber sido.

    ResponderEliminar
  4. Antonio H. Martin
    sí es ese estar y no estar.
    Un abrazo.

    Ico,
    parece que nos vamos salvando, pero siempre te pillan cuando de repente te preguntan y no sabes qué responder.
    Un abrazo.


    José zúñiga,
    y antes de decir papá o mamá estaba el balbuceo, el eprendizaje.
    Si estás con personas que no hablan llegas a entender los gestos, las miradas, cosas que generalmente las palabras van enmascarando.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Hay gestos q dicen más que las palabras.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Y si lográsemos, sí, un poco de silencio frente al ruido (no frente a las palabras, las que dicen).
    Un abrazo, Alfaro.

    ResponderEliminar
  7. Luna,
    los gestos traicionan muchas veces las palabras, casi nunca mienten y las palabras, sí.
    Un abrazo.


    Bel M.
    ese silencio está siempre dentro, es el silencio interior, yo casi siempre lo llevo conmigo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Es lo que pienso cuando veo a los chimpancés.
    Besitos.
    Y guiños, señas, palmas, abrazos...

    ResponderEliminar
  9. giran los satelites igual que las palabras que no se dicen

    abrazos

    ResponderEliminar
  10. virgi,
    y a los perros y a los gatos y a los pájaros...
    Un abrazo.

    ana sáenz,
    creo que en el universo casi todo gira, lo que parece que no se mueve.
    Sin embargo, una estrella fugaz..., no. Y hay palabras fugaces y giran, pero el universo de las palabras es distinto...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar