17.9.10

..

Virginia atraviesa su círculo. roto. rompe los témpanos del agua. Sumergida. El río es sin atributos para ella. El río nos devuelve a sus ojos. Y ella nos mira. desde un río sin agua. La miro.

4 comentarios:

  1. Con sus bolsillos cargados de piedra.
    Magnífico.

    ResponderEliminar
  2. Sí, sus bolsillos vacíos cargados de piedra e igualmente vacíos aunque llevasen piedras.
    Afortunadamente su voz, su mirada, no se hundió en el río o quizá sí y nos fue devuelta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Yo también la he mirado, mucho, y a veces todavía lo hago (¿recuerdas que cuando te conocí, creía que el nombre de tu blog era un homenaje a ella?)
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  4. Lo recuerdo perfectamente, he leído casi todo de ella hace tiempo, y de su sobrino hablando de ella, me quedo con 'las olas' esos personajes tan maravillosos y que son las variaciones de una misma voz.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar